Seis errores comunes que encuentro en aquellos tratando de cuidarse.

21 noviembre, 2016 by admin0
ERRORES.jpg

Durante toda mi carrera he tratado de ser, más allá del médico convencional al que la gente visita cuando tienen algún malestar, una profesional que difunda información para ayudar a mejorar cómo funciona el cuerpo. Vaya, en mi experiencia podría decir que siempre es mejor tomar medidas preventivas y no correctivas, y eso sólo se logra estando informados. Por eso escribí estas líneas, para que vayas tomando acciones que te ayuden a mejorar el funcionamiento de tu cuerpo al máximo. Estos son sólo algunos de los errores más frecuentes que encuentro:

Contar calorías.

Tu cuerpo no es un horno; tu cuerpo es mucho más que un receptor de energía y la comida es mucho más que calorías; la comida es información que dicta las instrucciones a tu cuerpo. La microbiota y hormonas que consumes son las que rigen tu metabolismo. Antes de contar calorías, asegúrate de estar comiendo correctamente para alimentar la microbiota de forma óptima, al igual que tu sistema hormonal (sí, también los hombres). Si lo haces bien, créeme, las calorías son lo de menos.

Usar productos light o bajos en grasa.

Con estos productos wannabe lo único que logras es afectar a tus hormonas, órganos y microbiota. Con el tiempo, consumir productos modificados químicamente afecta tu metabolismo. Veamos: si tienes la costumbre de tomarte un vaso de leche light por aquello de las dietas, te recomiendo comprar mejor una leche entera de muy buena calidad, idealmente orgánica. ¿Sabías que la grasa natural de los alimentos son parte de la estructura que protege tus células?

Fijarse en el peso.

Pongámoslo claro: el peso es un resultado final. ¿Qué prefieres: mejorar los procesos que mantengan tu cuerpo sano y con el peso ideal o lograr disminuir tu peso con inmensas deficiencias en tu organismo? Al mejorar los procesos fisiológicos automáticamente tu cuerpo mejora. Recuérdalo: el peso nunca es el problema, es sólo el reflejo de que hay procesos internos a los que debes ponerle atención.

Desgastarse físicamente.

Con el tiempo nos hemos adaptado a los ritmos circadianos, que básicamente son las transformaciones físicas y conductuales que responden a la luz y la oscuridad; es decir, mi cuerpo hace muchas cosas en el día y otras tantas en la noche. Nuestro organismo opera con esta información. Científicamente no está comprobado cuántas horas debemos dormir exactamente; sin embargo, el promedio hasta ahora es entre seis y ocho horas de sueño. La ciencia nos dice que lo mejor es dormir en las horas de oscuridad. Lo ideal es que duermas con disciplina: si respetas el ritmo, es decir, si comienzas tus labores cuando comienza a haber luz, tu cuerpo necesitará reposo cuando caiga la noche.

Si de pronto no es suficiente con dormir ocho horas y todo el tiempo sientes el cuerpo cansado, entonces hay que ponerle atención a qué estás comiendo y cómo lo estás haciendo.

Tomar todos los productos estrella.

Hacerle caso al mercadeo de productos no siempre es lo mejor. Como te dije, fijarte en el peso es un error común y consumir las pastillas que venden como pan caliente para bajar de peso es un error y con consecuencias que no te van a gustar. Por otro lado, no es sano tomar vitaminas todo el tiempo. Y un poco peor: hay estudios que demuestran que en muchos productos la etiqueta no es confiable o que la calidad de la materia prima no debería ser implementada en nuestro cuerpo.

Por ejemplo: claro que la vitamina C es buena, claro que la necesitamos, pero puede ser que no sea óptima para todos los cuerpos y en cualquier momento. Medir las necesidades del cuerpo es ideal; esto se puede lograr con exámenes científicos hoy en día. Antes de tomar lo que sea conoce donde está tu cuerpo.

Ignorar la digestión.

Regularmente le ponemos atención a la digestión cuando ya hay molestias, ya sea por no ir al baño, ir muy seguido o si hay síntomas digestivos como reflujo, gastritis y otros. Sin embargo, la digestión es básica para el correcto funcionamiento de los procesos de tu cuerpo. Según las medicinas antiguas, lo ideal es que, si comes tres veces al día, vayas al baño tres veces al día; hay ciertas personas que van una vez al día solamente y no necesariamente está mal: pueden haber educado su cuerpo a esto. Hay otras que van de una a dos veces a la semana. La realidad es que una de las funciones claves de la digestión es la eliminación: si no lo estás haciendo correctamente, todo tu cuerpo se afecta. Recuerda: si no tienes un buen sistema digestivo, nunca vas a tener un buen sistema metabólico. Ponle atención y edúcalo a funcionar óptimamente.

No me cansaré de decirlo: tu cuerpo te da todas las señales que debes atender para mejorarlo. ¡Hazle caso y evita cometer los errores de todos los días!


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


Cambiando la vida de miles de personas con su método, poniendo especial énfasis en los sistemas digestivo, hepático y hormonal; los que considera los más importantes.