Es-peligroso-tomar-el-sol_-1024x682.jpg


[themecolor]¿Es verdad que tomar el sol aumenta el riesgo de cáncer de piel?[/themecolor]


Aunque es una creencia común, las investigaciones muestran lo contrario.

Por ejemplo, este estudio mostró que los casos de melanoma están aumentando enormemente entre las personas que trabajan en interiores —y que tienen de 3 a 9 veces menos exposición al sol que quienes trabajan en exteriores.

Por otra parte, los países en los que hay mayor exposición al sol tienen índices más bajos de cáncer de piel.


[themecolor]¿Por qué?[/themecolor]

Los datos indican que lo que aumenta el riesgo de cáncer de piel es quemarse o exponerse al sol de forma intermitente.

Las personas que se exponen al sol todos los días sin quemarse (en lugar de broncearse y quemarse una vez al año) reciben todos los beneficios del sol sin aumentar el riesgo de cáncer.



[themecolor]La vitamina D y los beneficios del sol[/themecolor]

Uno de los mayores beneficios del sol es la vitamina D, que tu cuerpo produce cuando la piel está en contacto con la luz del sol, en específico con los rayos ultravioleta B.

[themecolor]La vitamina D es una defensa natural contra el cáncer [/themecolor]y ayuda a contrarrestar los daños en la piel que podrían causar los rayos ultravioleta A si te expones al sol excesivamente (hasta quemarte).

Un estudio encontró que la vitamina D podría prevenir 30 muertes por cada muerte causada por cáncer de piel. Y otro estudio mostró que por cada muerte por cáncer de piel en Europa, entre 60 y 100 personas mueren por infarto o hipertensión, que son condiciones relacionadas con la deficiencia de vitamina D y falta de exposición al sol.

[themecolor]La vitamina D es esencial para las funciones de reparación de tu cuerpo. [/themecolor]Casi todos los tipos de células humanas tienen receptores de vitamina D. Además influye en la expresión genética y regula las defensas.


[themecolor]Otros beneficios de exponerse al sol:[/themecolor]


[themecolor]¿Es recomendable usar bloqueador solar?[/themecolor]

[themecolor]Hay pocas evidencias de que el bloqueador solar ayude a prevenir el riesgo de cáncer de piel. [/themecolor]Un estudio mostró que quienes usan bloqueadores tienen mayores probabilidades de desarrollar melanoma o carcinoma.

[themecolor]Muchos ingredientes de los bloqueadores están relacionados con un aumento en el riesgo de cáncer de piel.[/themecolor]

Varios de los ingredientes más comunes son disruptores hormonales, como los parabenos. La oxybenzona, que se encuentra en el 70% de los bloqueadores comerciales, ha sido vinculada con reducción de espermas en los hombres y endometriosis en las mujeres.


[themecolor]Recomendaciones:[/themecolor]

[themecolor]•  [/themecolor]Siempre evita quemarte. Si tu piel empieza a broncearse, es tiempo de cubrirte.

[themecolor]•  [/themecolor]Para protegerte del sol, puedes cubrirte con manga larga, sombrero o sombrilla.

[themecolor]•  [/themecolor]Prefiere bloqueadores naturales, basados en óxido de zinc u óxido de titanio.

[themecolor]•  [/themecolor]Si vas a usar un bloqueador comercial, revisa que no contenga oxybenzona, vitamina A (retinyl palmitate) y otras sustancias (puedes consultar una lista aquí). Evita sprays, polvos o SPF mayor a 50.

[themecolor]•  [/themecolor]Toma el sol todos los días, brevemente. Esto incrementa la producción de vitamina D. Prueba a exponer otras partes del cuerpo, no sólo la cara o los brazos.

[themecolor]•  [/themecolor]Entre más claro sea el tono de tu piel, más vulnerable eres a quemarte y menos exposición al sol necesitas. Puedes incrementar tu tolerancia poco a poco, siempre sin quemarte, para asegurarte de producir suficiente vitamina D.

[themecolor]•  [/themecolor]Para protegerte más, come alimentos ricos en antioxidantes y grasas saludables.

[themecolor]•  [/themecolor]Puedes medir tu vitamina D con análisis. Se recomienda tener entre 40 y 60 ng/ml.


Si quieres fortalecer tu cuerpo y prevenir enfermedades crónicas a través de la alimentación, contáctanos. Tenemos opciones para ti.


Estamos para apoyarte:

Miami: 305-868-6850
México: (55) 5281-7040
questions@patriciarestrepo.co 

Entradas relacionadas:

¿Qué hago cuando viajo?
http://www.patriciarestrepo.co/?p=632
Grasas: mitos y realidades
http://www.patriciarestrepo.co/?p=124
Recupera tu figura después de las vacaciones
http://www.patriciarestrepo.co/?p=192
¿Le tienes miedo a las grasas?
http://www.patriciarestrepo.com/?p=463
20/Oct/2020
como-aliviar-el-estrenimiento_-1024x682.jpg


[themecolor]¿Cada cuánto tiempo es ideal ir al baño a evacuar?[/themecolor]

Es una de las preguntas que recibo más frecuentemente. Cuando estaba en la escuela de Medicina se decía que lo normal es lo que sea usual para ti: si generalmente vas una vez a la semana, entonces es normal para ti; si generalmente vas tres veces al día, es normal para ti. ¿Es correcto esto?

Podemos asumir un enfoque más analítico: [themecolor]¿Para qué vamos al baño? ¿Por qué necesita eliminar nuestro cuerpo?[/themecolor] Evacuar es la estrategia principal que nuestro cuerpo utiliza para limpiarse. ¿Cada cuánto tiene que limpiarse? Cada que tiene desechos, que se generan con todos los procesos de nuestro organismo, desde caminar hasta respirar, pero sobre todo al comer.

Por eso las medicinas antiguas indican que[themecolor] lo ideal es ir al baño el número de veces que comes al día.[/themecolor] Si haces dos o tres comidas fuertes al día, idealmente evacuarás dos o tres veces al día.


[themecolor]¿Por qué es importante asegurarnos de eliminar regularmente?[/themecolor]

Cuando no evacúas con regularidad, estás reabsorbiendo las toxinas y el debris que tu cuerpo necesitaba eliminar.

Esta toxicidad en el cuerpo puede ocasionar:

◦   Intestino permeable: el intestino se perfora y [themecolor]deja pasar a la sangre toxinas y comida sin digerir[/themecolor] que pueden afectar otros órganos.

◦   Diverticulitis: se forman bolsas en la pared interna del intestino, donde se acumula comida y desechos que [themecolor]pueden fermentarse y pudrirse[/themecolor].

◦   Crecimiento de [themecolor]bacterias, parásitos y hongos[/themecolor] patógenos.

◦   [themecolor]Poca energía[/themecolor] debido a la baja oxigenación en el cuerpo.

◦   [themecolor]Inflamación crónica[/themecolor], que suele agravar enfermedades existentes o dañar los órganos.


[themecolor]¿Es conveniente usar laxantes?[/themecolor]

Se calcula que entre 20% y 30% de la población sufre de estreñimiento. Lo más común es automedicarse laxantes: los laxantes son el segundo fármaco más vendido después de las aspirinas.

Pero es contraproducente, porque [themecolor]dañan el sistema digestivo[/themecolor] y aunque dan resultados momentáneos, en realidad empeoran el problema.


[themecolor]¿Cuáles son las causas del estreñimiento?[/themecolor]

Las razones pueden ser sencillas, como tener mala postura, falta de movimiento, mala alimentación, no tomar suficiente agua o acostumbrar al cuerpo a contener la necesidad de evacuar. Puede presentarse durante la menstruación y el embarazo.

[themecolor]También puede ser debido al estrés crónico, a algún altibajo emocional o un desbalance hormonal[/themecolor], pues sabemos que el sistema digestivo es una casa emocional de nuestro cuerpo: es donde se encuentra el [themecolor]80% de los neurotransmisores[/themecolor] y es donde se encuentra la mayor cantidad de receptores hormonales.

Otras causas pueden ser infecciones crónicas digestivas, crecimiento de bacterias en el intestino mediano, falta de producción de enzimas, abuso de antibióticos, el uso de ciertos fármacos y algunas enfermedades.


[themecolor]¿Qué podemos hacer para aliviar el estreñimiento?[/themecolor]

La estrategia número uno es siempre atender la causa.

Ahora bien, si quieres aliviar los síntomas en casa, puedes usar estas estrategias prácticas:

1.   Asegurarte de que estás muy bien hidratado. Si no hay agua en una manguera es muy difícil que la arena salga, y el sistema digestivo es muy similar. [themecolor]Toma un litro de agua en ayunas[/themecolor] (de preferencia tibia o caliente) y camina durante el día.

2.   Enriquecer ese litro de agua con [themecolor]una cucharadita de bicarbonato y medio limón[/themecolor]. Funciona porque el bicarbonato estimula la peristalsis por una presión osmótica que se forma en el intestino. Y el limón estimula la digestión porque aumenta la producción de enzimas.

3.   Hacer algunas [themecolor]posturas de yoga[/themecolor] específicas para estimular la peristalsis.

4.   Hacer movimientos que estimulen los receptores mecánicos de tu sistema digestivo: [themecolor]caminar, brincar, usar un trampolín o una plataforma vibratoria[/themecolor]. Si lo complementas con el litro de agua en ayunas, funciona increíblemente.

5.   Tomar [themecolor]caldos digestivos Bone Broth y suplementos[/themecolor] para reeducar el sistema digestivo, como Be Smooth, Be Clean y las semillas Happy Tummy. Puedes conseguirlas con nosotros. 


[themecolor]Algunos hábitos que pueden ayudarte:[/themecolor]

◦   Comer alimentos [themecolor]fermentados y probióticos[/themecolor], además de prebióticos, fibra y grasas saludables.

◦   Evitar consumir azúcares, alimentos procesados y harinas industriales. 

◦   Evitar el uso de [themecolor]antibióticos [/themecolor]siempre que sea posible, pues matan tanto a los organismos benéficos como a los dañinos.

◦   Reducir el [themecolor]estrés[/themecolor]. Cuando el estrés es alto, nuestro cuerpo percibe que hay peligro y bloquea los sistemas innecesarios, como el digestivo y el reproductor, y dirige la sangre hacia nuestras extremidades para que podamos combatir la agresión o huir. Puedes integrar ejercicios de respiración en tu rutina diaria para disminuir el estrés.

◦   Mantener un [themecolor]horario[/themecolor] definido para ir al baño cada día.

◦   Usar una plataforma que te permita estar en cuclillas al momento de evacuar.


Obsérvate y asegúrate de adoptar estrategias para ayudar a reeducar tu sistema digestivo y eliminar los desechos que tu organismo ya no necesita. Es una clave para tener un cuerpo óptimo.


Si quieres apoyar a tu cuerpo con un programa Keat o beboon, acércate a nosotros.

Te enviaremos platillos orgánicos y deliciosos, preparados usando la combinación química necesaria para transformar tu cuerpo y ayudarte a alcanzar tus metas fortaleciendo tus procesos digestivos, hepáticos y hormonales.


Estamos para apoyarte:

Miami: 305-868-6850
México: (55) 5281-7040
questions@patriciarestrepo.co 

Entradas relacionadas:

¿Cómo la inflamación ayuda a tu cuerpo a sanar?
http://www.patriciarestrepo.co/?p=899
Grasas: mitos y realidades
http://www.patriciarestrepo.co/?p=124
¿Qué tiene que ver el azúcar con el envejecimiento y la agilidad mental?
http://www.patriciarestrepo.co/?p=955
Los carbohidratos: ¿amigos o enemigos?
http://www.patriciarestrepo.co/?p=793
¿Cómo dejar de ser esclavo de las dietas?
http://www.patriciarestrepo.co/?p=999
¿Ayunar para regenerar tu cuerpo? 
http://www.patriciarestrepo.co/?p=1010
20/Oct/2020
Ayunar-para-regenerar-tu-cuerpo_-1024x682.jpg


[themecolor]¿Has notado que cuando un niño está enfermo, no quiere comer? [/themecolor]

Quizá lo hayas observado también si tienes una mascota: cuando están enfermos, simplemente no comen. Es una respuesta natural del cuerpo.

Cuando ayunas, le das un descanso al sistema digestivo. [themecolor]Antes lo hacíamos naturalmente: el ayuno es una herramienta que se ha usado desde la antigüedad. [/themecolor]Nuestros ancestros no tenían alimentos disponibles a cualquier hora del día, por lo que nuestro cuerpo evolucionó para funcionar sin necesidad de comer constantemente.


[themecolor]¿Has escuchado que es ideal comer cada 3 horas para mantener el metabolismo alto? [/themecolor]

Esta idea reta toda la historia de nuestra evolución. Estamos pasando cada vez menos horas de ayuno, y ésta es una de las razones por las que han aumentado tanto los casos de enfermedades crónicas.

El ayuno se ha utilizado durante miles de años por razones espirituales, religiosas y de salud. [themecolor]Hoy la ciencia está comprobando que sus beneficios son muy variados:[/themecolor]

•  Aumenta la energía

•  Mejora el funcionamiento del cerebro

•  Ayuda a perder peso

•  Reduce la inflamación

•  Promueve la longevidad

•  Disminuye los antojos de azúcar y comida

•  Incrementa el rendimiento físico

•  Ayuda a regular el balance de azúcar en la sangre

•  Mejora el balance hormonal

Hay muchos casos de personas que muestran excelentes resultados al usar el ayuno para [themecolor]revertir diabetes tipo 2[/themecolor] y para mejorar condiciones como la [themecolor]obesidad, cáncer, ovarios poliquísticos, hígado graso, disfunción mitocondrial, imposibilidad para bajar de peso, intestino permeable o artritis[/themecolor], entre otras.


[themecolor]¿Qué sucede en tu cuerpo cuando ayunas?[/themecolor]

La digestión es un proceso que requiere una increíble cantidad de energía. Y nuestro cuerpo suele darle prioridad.

¿Qué pasaría si el cuerpo no le diera prioridad a la digestión? [themecolor]¿Qué pasaría si la comida se echara a perder dentro de nuestro organismo?[/themecolor]

Para evitarlo, el cuerpo se ocupa en digerir y pospone otras actividades: entre ellas, las tareas de limpiarse y regenerarse. Cuando ayunas le das un descanso digestivo en el que tu cuerpo naturalmente [themecolor]enciende señales de regeneración, limpieza, desintoxicación, desinflamación y balance[/themecolor], e incluso puede corregir las células que estén recibiendo señales equivocadas.

Esto es gracias a un proceso celular llamado [themecolor]autofagia[/themecolor]: las células sanas se limpian, las enfermas se eliminan, y gracias a esto los tejidos se regeneran. Por eso el ayuno está vinculado con la longevidad y ayuda a revertir diversas enfermedades.



[themecolor]¿Cómo darte ese descanso digestivo sin pasar hambre ni tener que usar toda tu fuerza de voluntad?[/themecolor]

Una forma sencilla de practicarlo es el ayuno intermitente durante la noche. [themecolor]Nuestro cuerpo está diseñado para ayunar durante las horas de oscuridad.[/themecolor]

•  [themecolor]Lo ideal es pasar al menos 12 horas sin comer[/themecolor], desde la cena hasta el desayuno del día siguiente. Por ejemplo, si cenas a las 7 de la noche, desayuna después de las 7 de la mañana. Es clave que sea una cena ligera y que dejes pasar tres horas antes de ir a dormir.

•  Si es muy complicado para ti, puedes empezar con 8 o 10 horas e ir extendiéndolas poco a poco. Si bebes dos vasos de agua tibia al despertar (puedes agregar gotas de limón o algún té herbal), te ayudará a reducir el apetito.

•  Durante las horas de ayuno, no consumas ningún alimento. Puedes beber agua o té herbal, pero no le agregues leche ni azúcar.

•  Cuando consigas ayunar durante 12 horas diarias, busca alcanzar 14 o incluso 16 horas para permitir que tu cuerpo realice las tareas de limpieza y regeneración.

Si lo que quieres es ayudar a tu cuerpo a aliviar alguna condición, quizá te convenga hacer [themecolor]un ayuno más prolongado o con ayuda de alimentos curativos como el Bone Broth.[/themecolor]

En mi próximo video explicaré otros tipos de ayuno y cómo utilizar esta maravillosa herramienta.


[themecolor]Si quieres apoyar a tu cuerpo con un programa Keat o beboon, acércate a nosotros. [/themecolor]

Te enviaremos platillos orgánicos y deliciosos, preparados usando la combinación química necesaria para transformar tu cuerpo y ayudarte a alcanzar tus metas fortaleciendo tus procesos digestivos, hepáticos y hormonales.


Estamos para apoyarte:

Miami: 305-868-6850
México: (55) 5281-7040
questions@patriciarestrepo.co 

Entradas relacionadas:

Grasas: mitos y realidades
http://www.patriciarestrepo.co/?p=124
¿Qué tiene que ver el azúcar con el envejecimiento y la agilidad mental?
http://www.patriciarestrepo.co/?p=955
Los carbohidratos: ¿amigos o enemigos?
http://www.patriciarestrepo.co/?p=793
¿Cómo dejar de ser esclavo de las dietas?
http://www.patriciarestrepo.co/?p=999
20/Oct/2020
esclavo-de-las-dietas_1-1024x682.jpg


[themecolor]¿Te ha pasado que cuando te pones a dieta y te indican que no puedes comer algún alimento, es exactamente eso lo que se te antoja?[/themecolor]


¿Por qué sucede eso? ¿Qué tal si es por tu metabolismo celular?

El metabolismo celular es el funcionamiento de las células. Si un vehículo funciona muy bien, significa que su metabolismo está muy bien. Con el cuerpo sucede lo mismo: si tengo buena energía o si tengo un peso saludable, son resultados de mi metabolismo. Si tengo problemas de migrañas o alergias significa que no tengo un buen metabolismo. Todo está relacionado con la manera en que están operando mis células.



[themecolor]¿Qué tal si la razón por la que subes de peso no es que estés comiendo de más, sino la manera en que están funcionando tus células? [/themecolor]

No es que te estés excediendo con la comida y por eso subes de peso, sino que el metabolismo celular que tienes te está llevando a comer de esa manera y a tener antojos. Se convierte en un círculo vicioso, y las dietas que hacemos generalmente mantienen este ciclo.

El problema no es sólo el peso, sino que el sobrepeso viene con muchas otras consecuencias.

A mí lo que más me impacta es el efecto que tiene en el cerebro. Hace algunos años me importaba más tener una buena figura, contrarrestar la diabetes y tener hijos. Ahora sé que estoy haciéndome mayor y quiero cuidar mi cerebro.

Estamos viviendo una epidemia impresionante de Alzheimer, senilidad y demencia. Se pronostica que el 50% de las personas van a desarrollar cáncer y que el 60% o 70% de las personas que vivan más de 80 años tendrán Alzheimer, senilidad o demencia. Estas condiciones son efectos de un mal metabolismo celular.


[themecolor]¿Qué tal si el peso no es el problema?[/themecolor]

Nos han enseñado a fijarnos en los resultados, no en las causas. Nos fijamos en el sobrepeso, la migraña, el colesterol, la presión alta, las defensas bajas. ¿Qué tal si ninguno de estos es el problema, sino simplemente lo que nos muestra que hay un problema? Por eso decidí regresar a la perspectiva científica que, a diferencia de la medicina alopática, sí busca atender las causas de estas condiciones y no sólo enfocarse en los resultados.

[themecolor]¿Qué tal si tu cuerpo sube de peso para protegerte? [/themecolor]

Nuestro cuerpo es perfecto. Nos ayudó a llegar a donde estamos después de miles de años de evolución en la naturaleza. Todo lo que hace es para ayudarnos a sobrevivir, a mantener la especie viva.

[themecolor]¿De qué manera engordar podría ayudarme a sobrevivir? [/themecolor]

Se dice que más del 50% de los casos de obesidad y de diabetes o resistencia a la insulina son por protección ante la toxicidad en el cuerpo. Cuando los niveles de toxicidad en el cuerpo son muy altos, el cuerpo crece para guardar esas toxinas en la grasa y así proteger a los pulmones, el corazón, el cerebro y el resto de los órganos. La grasa es la alacena ideal para las toxinas porque así no las tienes que enfrentar seguido.

Cuando bajamos de peso a toda costa, le quitamos ese mecanismo de protección al cuerpo. El peso no era el problema, sino el resultado.

Cuando te encargas de solucionar la raíz del problema (que en el 50% de los casos es alta toxicidad por nuestro estilo de vida), mantener un peso saludable es muy fácil.

Otras causas posibles tienen que ver con factores bioquímicos, hormonales o microbióticos, entre otras razones. Las dietas generalmente no atienden estas causas.


[themecolor]¿Sabías que el 80% de las personas han seguido al menos una dieta para bajar de peso alguna vez en su vida? [/themecolor]

De todas esas dietas, ¿cuántas son exitosas? Sólo el 1%. Algunos no consiguen su meta, otros recuperan el peso unos meses después.

A pesar de tantas dietas de moda, a pesar de pasar hambre y hacer ejercicio excesivo, se calcula que el 70% de la población tiene sobrepeso.


[themecolor]¿Cómo romper el ciclo de las dietas y las restricciones?[/themecolor]

En lugar de seguir dietas extremas, mi recomendación es atender la causa del problema. Hay que identificar qué te está llevando a subir de peso, y muchas veces tiene que ver con tu estilo de vida. Hay que atenderlo con estrategias que no perjudiquen tu metabolismo celular.

[themecolor]Todo lo que dañe tu metabolismo celular a la larga te va a dañar a ti.[/themecolor] Eres el resultado de cómo opera tu cuerpo, y el peso es sólo uno de cientos de resultados. Hay otros que tienen mucho más impacto en tu calidad de vida, como la salud de tu cerebro. ¿Y cuál es el órgano que paga el precio con muchas de estas dietas que buscan bajar de peso a toda costa? El cerebro.

Si quieres obtener resultados a largo plazo y tener una excelente calidad de vida, puedes utilizar la ciencia y la química de la naturaleza. Conseguir un peso saludable es un buen resultado del cuerpo, significa que tienes buen metabolismo, buena energía, buen sistema inmunológico, buena digestión, buen metabolismo hormonal.

Para conseguirlo, atiende el problema de raíz y elige una estrategia que apoye a tu cuerpo a nivel celular, microbiótico y neurohormonal.


[themecolor]Si quieres apoyar a tu cuerpo con un programa Keat o beboon, acércate a nosotros. [/themecolor]

Te enviaremos platillos orgánicos y deliciosos, preparados usando la combinación química necesaria para transformar tu cuerpo y ayudarte a alcanzar tus metas fortaleciendo tus procesos digestivos, hepáticos y hormonales.


Estamos para apoyarte:

Miami: 305-868-6850
México: (55) 5281-7040
questions@patriciarestrepo.co 

Entradas relacionadas:

Grasas: mitos y realidades
http://www.patriciarestrepo.co/?p=124
¿Qué tiene que ver el azúcar con el envejecimiento y la agilidad mental?
http://www.patriciarestrepo.co/?p=955
Los carbohidratos: ¿amigos o enemigos?
http://www.patriciarestrepo.co/?p=793
Cuida tus hormonas: vuélvete detective de tu cuerpo
http://www.patriciarestrepo.co/?p=733
20/Oct/2020
INSULINA-1024x578.png


[themecolor]¿Sabías que según la Organización Mundial de la Salud, 8 de cada 10 muertes en México son ocasionadas por enfermedades crónicas relacionadas con el sobrepeso y la obesidad?*[/themecolor]


Es una cifra alarmante. ¿De dónde viene esta epidemia de obesidad en México?

 

Detrás de estas dos condiciones está un mal funcionamiento de las hormonas que manejan la glucosa.

Estas hormonas son las que determinan qué tan rápido envejeces, determinan si sientes más o menos hambre, si almacenas más o menos grasa.


[themecolor]¿Cómo funcionan?[/themecolor]

Todo lo que comemos se convierte en glucosa. [themecolor]Es la moneda de intercambio a nivel celular[/themecolor], por eso es tan importante para nuestro cuerpo. Pero con el consumo excesivo de alimentos procesados, la falta de actividad física y el estrés, el cuerpo pierde la capacidad de procesar adecuadamente la glucosa. Este mecanismo es la insulinorresistencia.


[themecolor]¿Cuántos años quieres vivir? ¿Cómo quieres vivirlos?[/themecolor]

Es clave optimizar las hormonas que manejan la glucosa, pues no sólo son esenciales para muchos procesos de tu vida en este momento, sino que de ellas depende tu calidad de vida en el futuro. Hoy en día la ciencia está consiguiendo extender cada vez más la duración de nuestra vida, pero no sólo queremos vivir más, sino vivir mejor y disfrutando de una salud plena.[themecolor] ¿Cómo estará tu cuerpo a los 70, 80, 90, 100 años? ¿Cómo estará tu cerebro?[/themecolor]

La insulinorresistencia, es decir, un mal manejo de estas hormonas, [themecolor]acelera el deterioro de las capacidades cognitivas y ocasiona una degeneración cerebral prematura.[/themecolor] También afecta todos los procesos inflamatorios en el cuerpo, que son determinantes para el envejecimiento.


[themecolor]¡Cada día y cada bocado cuentan![/themecolor]

Decimos que la insulinorresistencia se deriva de un mal manejo de estas hormonas porque estas condiciones no son algo con lo que nacemos, sino algo que construimos día a día con cada bocado y con la manera en que manejamos nuestro cuerpo a diario.

La buena noticia es que puedes empezar a mejorarlas haciendo cambios en tu alimentación y en tu estilo de vida. [themecolor]Si tienes tendencia a engordar o has sido diagnosticado con síndrome metabólico o insulinorresistencia, puedes mejorar el manejo de tu cuerpo para combatir e incluso revertir estas condiciones.[/themecolor]

En Keat y en Beboon tenemos programas diseñados específicamente para optimizar los procesos hormonales de la glucosa y la insulina, acércate a nosotros para apoyarte. Además, estaremos compartiendo recomendaciones y videos para ayudarte a conseguirlo. 


[themecolor]Tu cuerpo está hecho para estar magníficamente sano y queremos que lo disfrutes así. ¡Con cada bocado puedes darle instrucciones distintas para optimizarlo![/themecolor]


Estamos para apoyarte:

Miami: 305-868-6850
México: (55) 5281-7040
questions@patriciarestrepo.co 

Entradas relacionadas:

Grasas: mitos y realidades
http://www.patriciarestrepo.co/?p=124
¿Le tienes miedo a las grasas?
http://www.patriciarestrepo.com/?p=463
¿Debo incluir grasas todos los días?
http://www.patriciarestrepo.com/?p=644
¿Grasas para los niños?
http://www.patriciarestrepo.com/?p=665
¿Dejar de consumir aceite de coco?
http://www.patriciarestrepo.co/?p=603

*Fuente: “La Representación en México de la OPS/OMS Acompaña Iniciativa para Detener la Epidemia de Obesidad en México”
https://www.paho.org/mex/index.php?option=com_content&view=article&id=616:la-representacion-mexico-ops-oms-acompana-iniciativa-detener-epidemia-obesidad-mexico&Itemid=499

20/Oct/2020
Es-mejor-comer-bajo-en-grasa-1024x682.jpg


[themecolor]¿Eliges productos light, descremados o deslactosados para bajar de peso? ¿Pides los huevos sin yema? ¿Le quitas la piel al pollo y al pescado para evitar la grasa? [/themecolor]


¡Todos queremos tener una buena figura! Sin embargo, la estrategia de evitar las grasas consumiendo productos fat free, light o descremados está teniendo efectos contraproducentes en nuestro cuerpo.

Quizá te suene conocido este caso: alguien comienza a llevar una dieta baja en grasa y [themecolor]al principio baja de peso, pero después se estanca[/themecolor] —porque su metabolismo de las grasas está afectado y su organismo queda desprotegido—. Eventualmente vuelve a subir de peso a pesar de que esté cuidándose más y haciendo más ejercicio, y nunca alcanza su peso óptimo. Es una carrera sin fin y es muy frecuente hoy en día.


[themecolor]¿Por qué sucede esto?[/themecolor]

Cuando limitas el consumo de grasas, [themecolor]quien paga las consecuencias es tu metabolismo[/themecolor]: ¡sale el tiro por la culata! Por eso pronto te encontrarás haciendo más dietas.

Hemos dañado la manera en que nuestro cuerpo metaboliza las grasas por el tipo de grasas que estamos consumiendo: [themecolor]¡muchas no son para consumo humano![/themecolor] Las grasas que no estaban presentes en nuestro hábitat natural no son benéficas para nuestro cuerpo, aunque se comercialicen como naturales. Si nuestro hábitat ha sido la naturaleza durante millones de años y en los últimos 50 produjimos químicamente un alimento nuevo, estamos haciendo un experimento con nosotros mismos. Las consecuencias se reflejan en la crisis de salud actual.  

Al mismo tiempo hemos satanizado las grasas de verdad, las que sí estuvieron en nuestro hábitat y en nuestra evolución. En los años 80 se generalizó la recomendación de consumir alimentos bajos en grasas; en paralelo inició la [themecolor]epidemia de obesidad y enfermedades cardiovasculares[/themecolor] que aún vivimos. Nunca antes habíamos quitado las grasas de nuestra alimentación ni habíamos consumido tanta azúcar y alimentos altamente procesados.


[themecolor]¿Qué hacer? ¡Enfocarnos en el cuerpo![/themecolor]

Volvamos el enfoque hacia adentro: [themecolor]nuestra propuesta es mejorar el metabolismo de raíz[/themecolor]. Tener un peso óptimo y una buena figura son efectos de un buen metabolismo.

Para tener un metabolismo óptimo necesitamos grasas, por eso hablamos de ácidos grasos esenciales. [themecolor]La clave está en las mitocondrias[/themecolor]: son las productoras de energía de nuestro cuerpo y llevan millones de años en evolución. Y las mitocondrias solamente funcionan con las grasas que han estado presentes en esa evolución. Las grasas industriales son toxinas para nuestra mitocondria, son lo que más daña el metabolismo mitocondrial. En cambio, las grasas de verdad son lo que nos da la energía más limpia para nuestro organismo.


[themecolor]¿Por qué son las grasas tan importantes para mi cuerpo?[/themecolor]

Además de ser la clave para que las mitocondrias produzcan energía, las grasas:

[themecolor]• Son la materia prima para la membrana de cada célula. [/themecolor]

Son esenciales para la estructura de tu cuerpo: de tus ojos, tu piel, tu cerebro. ¿Le pedirías a un arquitecto que construyera una casa sin cemento?
Si tu cuerpo no recibe grasas se compromete la integridad de la membrana de cada célula. Y la consecuencia pueden ser muchas enfermedades degenerativas, como las condiciones autoinmunes, las alergias o problemas digestivos crónicos.

[themecolor]• Constituyen el 60% de tu cerebro. [/themecolor]

¿Qué pasaría si no cambiáramos nunca el aceite de un coche? El motor se dañaría, seguramente. Cuando no hay materia prima para el cerebro, probablemente la consecuencia sea senilidad, Alzheimer, mal de Parkinson o demencia.

[themecolor]• Son el ingrediente principal de tus hormonas. [/themecolor]

No consumir grasas tendrá consecuencias en la líbido, la fertilidad, la menopausia, el periodo menstrual y en todos los procesos hormonales.

[themecolor]¡Entre más avanza la ciencia más deberíamos adorar la grasa de nuestro cuerpo! [/themecolor]


[themecolor]¡Que las grasas sean tus aliadas![/themecolor]

[themecolor]Para disfrutar de un buen metabolismo —y como consecuencia, tener una figura magnífica— ¡no le tengas miedo a las grasas![/themecolor] Elige grasas de verdad y apoya a tu cuerpo para que las metabolice de manera óptima. Así lograrás resultados permanentes, una excelente calidad de vida y excelente salud.

Para saber cuáles son las grasas de verdad, te recomiendo leer esta entrada: Grasas: mitos y realidades.

Para tener un excelente metabolismo de las grasas y obtener todos sus beneficios, este mes tenemos el [themecolor]Tune Up FIT FAT. ¡Son diez días enfocados en optimizar cómo tu cuerpo aprovecha las grasas! [/themecolor]

Estamos para apoyarte:

Miami: 305-868-6850
México: (55) 5281-7040
questions@patriciarestrepo.co 

Entradas relacionadas:

Grasas: mitos y realidades
http://www.patriciarestrepo.co/?p=124
¿Le tienes miedo a las grasas?
http://www.patriciarestrepo.com/?p=463
¿Debo incluir grasas todos los días?
http://www.patriciarestrepo.com/?p=644
¿Grasas para los niños?
http://www.patriciarestrepo.com/?p=665
¿Dejar de consumir aceite de coco?
http://www.patriciarestrepo.co/?p=603

20/Oct/2020
bajas-la-fiebre-o-la-apoyas-1024x682.jpg


[themecolor]¿Te imaginas qué hacían nuestros antepasados nómadas cuando les daba fiebre? ¿Crees que tomaban algo para bajarla?[/themecolor]

Por supuesto que no. Y así fue como sobrevivimos y evolucionamos. Qué interesante, ¿no?

La fiebre es un mecanismo de inflamación que protege a tu cuerpo cuando hay una infección. Lo consigue haciendo que el ambiente sea inhóspito para los organismos invasores: en esencia, sube la temperatura para que no puedan sobrevivir. Todos los cuerpos lo pueden hacer y lo han hecho durante billones de años. Sólo en los últimos 80 años empezamos a tomar fármacos para detener la fiebre.


¿Es peligroso tener fiebre?

¿Por qué tenemos tanto miedo de la fiebre? Es una de las situaciones a las que reaccionamos en exceso, pero no debería ser causa de alarma.

El porcentaje de casos que presentan complicaciones graves (como convulsiones) es mínimo. De esos pocos casos se ha apalancado la farmacéutica para difundir el pánico alrededor de la fiebre.

Si nuestra primera reacción es tratar de bajar la fiebre, ¿qué pasa con los microorganismos de los que nuestro cuerpo está tratando de protegernos? No sólo le impedimos combatirlos, sino que los fortalecemos. Imagina que viene un ladrón y mi impulso es cerrar la puerta para protegerme. [themecolor]Si tú me amarras las manos, el ladrón va a entrar y además me va a encontrar amarrada.[/themecolor]

Con la fiebre sucede algo similar: es una señal de que tu sistema inmunológico está trabajando para defenderte. [themecolor]Detenerla con fármacos no sólo es innecesario e interfiere con tu proceso de recuperación, sino que puede prolongar la enfermedad.[/themecolor]

No queremos bajar la fiebre, sino apoyarla, igual que queremos apoyar otros procesos de inflamación. Cuando dejas que tu sistema inmune haga su trabajo de protección, se fortalece. [themecolor]Es similar a un entrenamiento.[/themecolor]


¿Qué sucede en el cuerpo?

La fiebre es una respuesta natural que incrementa la capacidad de tu cuerpo para combatir una bacteria o un virus. Esto inicia una serie de procesos benéficos que ayudan a protegerte:

•    Produce [themecolor]más anticuerpos[/themecolor], las células que atacan exactamente el tipo de invasores que tu cuerpo esté combatiendo en ese momento. [themecolor]Ningún fármaco es tan específico.[/themecolor]

•    Produce más [themecolor]células blancas [/themecolor]para combatir a los microbios invasores.

•    Produce más interferones, un grupo de proteínas cuyo efecto [themecolor]antiviral y anticancerígeno natural[/themecolor] ayuda a evitar la propagación del virus a células saludables.

•    Rodea el hierro del que las bacterias se alimentan.

•    Aumenta la temperatura [themecolor]para matar a los microbios[/themecolor] (muchos crecen mejor a temperaturas más bajas que las del cuerpo humano).


¿Qué hacer cuando tenemos fiebre?

Hace poco le subió la fiebre a mi hijo. ¿Qué hice? [themecolor]Fortalecerlo a él.[/themecolor] Lo importante es él, no la fiebre ni los virus. No perdamos el enfoque. Para fortalecerlo, escuchamos a su cuerpo. No tenía hambre, así que permaneció en ayuno casi dos días, pero bebiendo mucha agua. [themecolor]¿Por qué lo pondríamos a digerir si lo que quiere su cuerpo es pelear?[/themecolor] Una muy buena opción es tomar un caldo de tuétano o de pollo, como el bone broth que hacemos en Keat y en beboon.

Además, su cuerpo pidió reposo, así que se quedó acostado en cama la mayor parte del tiempo. Salimos un momento al sol para que estuviera en contacto con la naturaleza. No usamos antiinflamatorios ni fármacos. En cambio, apoyamos sus defensas con suplementos: Deep Protect e Immune Power.

¿Qué hicimos? [themecolor]Fortalecimos su ejército, para que el día de mañana que su cuerpo tenga que combatir células cancerígenas, pueda hacerlo.[/themecolor] Muchos de nosotros no entrenamos a nuestro ejército. El día que llegue un enemigo, ¿quién va a ganar, los invasores o tú? Mi hijo hoy en día puede pelear batallas más fácilmente porque apoyamos a su cuerpo.

Por supuesto, también me causa inquietud ver a mi hijo con fiebre. Lo que hago es monitorear muy de cerca. Observo que esté respirando bien, que esté bien hidratado.

Sólo en casos muy graves es necesario buscar atención médica. Lo importante es observar atentamente y conocer a tu cuerpo. Cada caso es distinto, pero en general es recomendable buscar atención médica si la fiebre es mayor a 40º (en el caso de adultos y niños mayores de 3 años).


¡Entrena a tu cuerpo!

Lo más importante no es la fiebre ni los organismos invasores, eres tú. Si tus opciones son tomarte un antiinflamatorio o descansar, [themecolor]elige la opción que fortalece a tu cuerpo, no la que lo debilita.[/themecolor] ¿Por qué matarías tu impulso de protegerte de quien te ataca y te amarrarías de las manos? Mejor escucha la sabiduría de tu cuerpo, déjalo pelear sus batallas y volverse más fuerte en el proceso.


[themecolor]Agosto es el mes de la inflamación[/themecolor], que está en la raíz de todas las enfermedades crónicas.

Si sufres de alguna “itis” —colitis, gastritis, rinitis, dermatitis, artritis, dolores de cabeza o alergias— tenemos un programa específico para apoyar a tu cuerpo durante estas semanas. Acércate a nosotros.


¡Comunícate con nosotros!

Miami: 305-868-6850
México: (55) 5281-7040
questions@patriciarestrepo.co 

Entradas relacionadas:

¿Qué tan inflamatoria es tu vida?
http://www.patriciarestrepo.co/?p=879

La inflamación siempre es una señal y no el problema de raíz
http://www.patriciarestrepo.co/?p=495
¿Qué puedo hacer para controlar la inflamación?
http://www.patriciarestrepo.co/?p=620

20/Oct/2020
a-traves-de-la-inflamacion-1024x682.jpg


Te comparto un fragmento del taller sobre inflamación que ofrecimos esta semana en la Ciudad de México.

Si tienes alguna “itis”, alergias o dolores de cabeza, encontrarás consejos útiles en el video.


“Si el cuerpo no se inflamara, ¿podríamos vivir?
No. La inflamación es la mejor respuesta que la evolución y la naturaleza nos dieron para vivir. A través de la inflamación el cuerpo sana. Entonces, ¿por qué tomamos anti inflamatorios? ¿Cómo podemos apoyar al cuerpo?”



Agosto es el mes de la inflamación, que está en la raíz de todas las enfermedades crónicas.

¡Estaremos compartiéndote conocimiento y recomendaciones!


Entradas relacionadas:

¿Qué tan inflamatoria es tu vida?
http://www.patriciarestrepo.co/?p=879

La inflamación siempre es una señal y no el problema de raíz
http://www.patriciarestrepo.co/?p=495
¿Qué puedo hacer para controlar la inflamación?
http://www.patriciarestrepo.co/?p=620

¡Comunícate con nosotros!

Miami: 305-868-6850
México: (55) 5281-7040
questions@patriciarestrepo.co 

 

20/Oct/2020
que-tan-inflamatoria-es-tu-vida-1024x682.jpg


Durante estos meses de calor, es probable que estés experimentando algún tipo de inflamación.

Comúnmente la identificamos con el sufijo [themecolor]“itis”: colitis, gastritis, rinitis, dermatitis, artritis…[/themecolor] También puede manifestarse en forma de dolores de cabeza o alergias.


[themecolor]¿Sabes por qué tu cuerpo se inflama? [/themecolor]

La inflamación es un mecanismo que el cuerpo desarrolló para protegernos. Imagina que te golpeas o te cortas: si no hay inflamación, no vas a sanar. La inflamación es lo mejor que nos puede pasar cuando se activa para protegernos, cuando es necesario.

Lo que está sucediendo en nuestra época es que vivimos en inflamación constante. Esto se refleja en las estadísticas: estamos más enfermos, más jóvenes. 

Estamos viviendo un estilo de vida muy inflamatorio, en el que somos atacados todo el tiempo por substancias que retan nuestra fisiología. Ingerimos comida que no es comida, con ingredientes que ni siquiera reconocemos, masticamos un chicle lleno de químicos que no son comida, nos compramos agüita con colorantes, vivimos en ciudades con altos niveles de contaminación, nos untamos sustancias que no pertenecen a nuestro cuerpo y que la piel absorbe. 

Vivimos mucho más inflamados de lo que fuimos diseñados para manejar. En lugar de sanar un golpe o algo de comida que nos cayó mal, nuestro cuerpo tiene que sanar muchísimas cosas a la vez. Por eso la clave es apoyar a nuestro cuerpo en esos procesos. 


[themecolor]¿Por qué apoyar —y no detener— los procesos inflamatorios?[/themecolor]

La inflamacion es un proceso maravilloso que nos ayuda a sanar y a regenerar. 

Imagina el mecanismo de protección de la inflamación como un motor: si está encendido todo el tiempo, ¿qué le sucederá? Es muy probable que se desgaste, que se sobrecaliente o que truene.

Si tenemos inflamación constante, sucede algo similar. Por eso necesitamos apoyar los procesos de inflamación y desinflamación del cuerpo para que sean más efectivos.

La inflamación es como un ejército. Si te golpeas, tu piel se pone roja y se inflama. Es tu ejército en acción, protegiéndote. Pero al verlo, ¿qué es lo primero que pensamos que debemos hacer? A menudo, tomar un antiinflamatorio.

Ese fármaco bloquea el mecanismo maravilloso que la naturaleza nos dio. Por eso no queremos atropellar el proceso inflamatorio, sino apoyarlo. Nuestro cuerpo sabe hacer mejor las labores de regeneración que cualquier otra cosa. Gracias a eso hemos sobrevivido millones de años.

Imagina que en tu auto se enciende un foco rojo. Puedes taparlo, o puedes revisar qué es lo que está pasando: revisar el motor, ponerle gasolina. Si lo tapas, te aseguro que algo malo sucederá. Eso hacemos con nuestro cuerpo al tomar antiinflamatorios: tapar las señales de alerta que nuestro cuerpo nos da. Por eso es importante escuchar las “itis” y apoyar a tu organismo. Todos los datos te sirven. Esa información sirve para mejorar cómo está funcionando tu cuerpo.


[themecolor]¿Cómo apoyamos los procesos de desinflamación?[/themecolor]

Lo más importante es retirar las substancias que están provocando la inflamación. Lo primero es disminuir la exposición a cualquier substancia proinflamatoria; todas las toxinas. La que puedas disminuir vale la pena. Después hay que apoyar la fisiología para ayudar a esos procesos de regeneración y sanación.

Una de las herramientas que utilizamos en Keat y en beboon para apoyar a tu cuerpo son los tune ups. [themecolor]Nuestro tune up Inflamm Support es un programa corto en el que durante una semana apoyamos y le damos mantenimiento a los sistemas de inflamación y desinflamación de tu cuerpo, para que pueda regenerarse y sanar.[/themecolor] Acércate a nosotros para saber más.


[themecolor]¿Por qué matar la sabiduría del cuerpo con un desinflamatorio? [/themecolor] Mejor lo apoyamos.

Aprovechemos esa maravillosa inteligencia que hemos adquirido a lo largo de millones de años. El cuerpo sabe mejor que todos nosotros juntos. Vamos a apoyarlo y dejemos que haga su magia.


Entradas relacionadas:

La inflamación siempre es una señal y no el problema de raíz
http://www.patriciarestrepo.co/?p=495
¿Qué puedo hacer para controlar la inflamación?
http://www.patriciarestrepo.co/?p=620

¡Comunícate con nosotros!

Miami: 305-868-6850
México: (55) 5281-7040
questions@patriciarestrepo.co 

 

20/Oct/2020

Cambiando la vida de miles de personas con su método, poniendo especial énfasis en los sistemas digestivo, hepático y hormonal; los que considera los más importantes.

Designed by WakuGroup