Go to Top

¿Cómo dejar de ser esclavo de las dietas?


¿Te ha pasado que cuando te pones a dieta y te indican que no puedes comer algún alimento, es exactamente eso lo que se te antoja?


¿Por qué sucede eso? ¿Qué tal si es por tu metabolismo celular?

El metabolismo celular es el funcionamiento de las células. Si un vehículo funciona muy bien, significa que su metabolismo está muy bien. Con el cuerpo sucede lo mismo: si tengo buena energía o si tengo un peso saludable, son resultados de mi metabolismo. Si tengo problemas de migrañas o alergias significa que no tengo un buen metabolismo. Todo está relacionado con la manera en que están operando mis células.



¿Qué tal si la razón por la que subes de peso no es que estés comiendo de más, sino la manera en que están funcionando tus células?

No es que te estés excediendo con la comida y por eso subes de peso, sino que el metabolismo celular que tienes te está llevando a comer de esa manera y a tener antojos. Se convierte en un círculo vicioso, y las dietas que hacemos generalmente mantienen este ciclo.

El problema no es sólo el peso, sino que el sobrepeso viene con muchas otras consecuencias.

A mí lo que más me impacta es el efecto que tiene en el cerebro. Hace algunos años me importaba más tener una buena figura, contrarrestar la diabetes y tener hijos. Ahora sé que estoy haciéndome mayor y quiero cuidar mi cerebro.

Estamos viviendo una epidemia impresionante de Alzheimer, senilidad y demencia. Se pronostica que el 50% de las personas van a desarrollar cáncer y que el 60% o 70% de las personas que vivan más de 80 años tendrán Alzheimer, senilidad o demencia. Estas condiciones son efectos de un mal metabolismo celular.


¿Qué tal si el peso no es el problema?

Nos han enseñado a fijarnos en los resultados, no en las causas. Nos fijamos en el sobrepeso, la migraña, el colesterol, la presión alta, las defensas bajas. ¿Qué tal si ninguno de estos es el problema, sino simplemente lo que nos muestra que hay un problema? Por eso decidí regresar a la perspectiva científica que, a diferencia de la medicina alopática, sí busca atender las causas de estas condiciones y no sólo enfocarse en los resultados.

¿Qué tal si tu cuerpo sube de peso para protegerte?

Nuestro cuerpo es perfecto. Nos ayudó a llegar a donde estamos después de miles de años de evolución en la naturaleza. Todo lo que hace es para ayudarnos a sobrevivir, a mantener la especie viva.

¿De qué manera engordar podría ayudarme a sobrevivir?

Se dice que más del 50% de los casos de obesidad y de diabetes o resistencia a la insulina son por protección ante la toxicidad en el cuerpo. Cuando los niveles de toxicidad en el cuerpo son muy altos, el cuerpo crece para guardar esas toxinas en la grasa y así proteger a los pulmones, el corazón, el cerebro y el resto de los órganos. La grasa es la alacena ideal para las toxinas porque así no las tienes que enfrentar seguido.

Cuando bajamos de peso a toda costa, le quitamos ese mecanismo de protección al cuerpo. El peso no era el problema, sino el resultado.

Cuando te encargas de solucionar la raíz del problema (que en el 50% de los casos es alta toxicidad por nuestro estilo de vida), mantener un peso saludable es muy fácil.

Otras causas posibles tienen que ver con factores bioquímicos, hormonales o microbióticos, entre otras razones. Las dietas generalmente no atienden estas causas.


¿Sabías que el 80% de las personas han seguido al menos una dieta para bajar de peso alguna vez en su vida?

De todas esas dietas, ¿cuántas son exitosas? Sólo el 1%. Algunos no consiguen su meta, otros recuperan el peso unos meses después.

A pesar de tantas dietas de moda, a pesar de pasar hambre y hacer ejercicio excesivo, se calcula que el 70% de la población tiene sobrepeso.


¿Cómo romper el ciclo de las dietas y las restricciones?

En lugar de seguir dietas extremas, mi recomendación es atender la causa del problema. Hay que identificar qué te está llevando a subir de peso, y muchas veces tiene que ver con tu estilo de vida. Hay que atenderlo con estrategias que no perjudiquen tu metabolismo celular.

Todo lo que dañe tu metabolismo celular a la larga te va a dañar a ti. Eres el resultado de cómo opera tu cuerpo, y el peso es sólo uno de cientos de resultados. Hay otros que tienen mucho más impacto en tu calidad de vida, como la salud de tu cerebro. ¿Y cuál es el órgano que paga el precio con muchas de estas dietas que buscan bajar de peso a toda costa? El cerebro.

Si quieres obtener resultados a largo plazo y tener una excelente calidad de vida, puedes utilizar la ciencia y la química de la naturaleza. Conseguir un peso saludable es un buen resultado del cuerpo, significa que tienes buen metabolismo, buena energía, buen sistema inmunológico, buena digestión, buen metabolismo hormonal.

Para conseguirlo, atiende el problema de raíz y elige una estrategia que apoye a tu cuerpo a nivel celular, microbiótico y neurohormonal.


Si quieres apoyar a tu cuerpo con un programa Keat o beboon, acércate a nosotros.

Te enviaremos platillos orgánicos y deliciosos, preparados usando la combinación química necesaria para transformar tu cuerpo y ayudarte a alcanzar tus metas fortaleciendo tus procesos digestivos, hepáticos y hormonales.


Estamos para apoyarte:

Miami: 305-868-6850
México: (55) 5281-7040
questions@patriciarestrepo.co 

Entradas relacionadas:

Grasas: mitos y realidades
http://www.patriciarestrepo.co/?p=124
¿Qué tiene que ver el azúcar con el envejecimiento y la agilidad mental?
http://www.patriciarestrepo.co/?p=955
Los carbohidratos: ¿amigos o enemigos?
http://www.patriciarestrepo.co/?p=793
Cuida tus hormonas: vuélvete detective de tu cuerpo
http://www.patriciarestrepo.co/?p=733

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *