Go to Top

¿QUÉ TAN INFLAMATORIA ES TU VIDA?


Durante estos meses de calor, es probable que estés experimentando algún tipo de inflamación.

Comúnmente la identificamos con el sufijo “itis”: colitis, gastritis, rinitis, dermatitis, artritis… También puede manifestarse en forma de dolores de cabeza o alergias.


¿Sabes por qué tu cuerpo se inflama?

La inflamación es un mecanismo que el cuerpo desarrolló para protegernos. Imagina que te golpeas o te cortas: si no hay inflamación, no vas a sanar. La inflamación es lo mejor que nos puede pasar cuando se activa para protegernos, cuando es necesario.

Lo que está sucediendo en nuestra época es que vivimos en inflamación constante. Esto se refleja en las estadísticas: estamos más enfermos, más jóvenes. 

Estamos viviendo un estilo de vida muy inflamatorio, en el que somos atacados todo el tiempo por substancias que retan nuestra fisiología. Ingerimos comida que no es comida, con ingredientes que ni siquiera reconocemos, masticamos un chicle lleno de químicos que no son comida, nos compramos agüita con colorantes, vivimos en ciudades con altos niveles de contaminación, nos untamos sustancias que no pertenecen a nuestro cuerpo y que la piel absorbe. 

Vivimos mucho más inflamados de lo que fuimos diseñados para manejar. En lugar de sanar un golpe o algo de comida que nos cayó mal, nuestro cuerpo tiene que sanar muchísimas cosas a la vez. Por eso la clave es apoyar a nuestro cuerpo en esos procesos. 


¿Por qué apoyar —y no detener— los procesos inflamatorios?

La inflamacion es un proceso maravilloso que nos ayuda a sanar y a regenerar. 

Imagina el mecanismo de protección de la inflamación como un motor: si está encendido todo el tiempo, ¿qué le sucederá? Es muy probable que se desgaste, que se sobrecaliente o que truene.

Si tenemos inflamación constante, sucede algo similar. Por eso necesitamos apoyar los procesos de inflamación y desinflamación del cuerpo para que sean más efectivos.

La inflamación es como un ejército. Si te golpeas, tu piel se pone roja y se inflama. Es tu ejército en acción, protegiéndote. Pero al verlo, ¿qué es lo primero que pensamos que debemos hacer? A menudo, tomar un antiinflamatorio.

Ese fármaco bloquea el mecanismo maravilloso que la naturaleza nos dio. Por eso no queremos atropellar el proceso inflamatorio, sino apoyarlo. Nuestro cuerpo sabe hacer mejor las labores de regeneración que cualquier otra cosa. Gracias a eso hemos sobrevivido millones de años.

Imagina que en tu auto se enciende un foco rojo. Puedes taparlo, o puedes revisar qué es lo que está pasando: revisar el motor, ponerle gasolina. Si lo tapas, te aseguro que algo malo sucederá. Eso hacemos con nuestro cuerpo al tomar antiinflamatorios: tapar las señales de alerta que nuestro cuerpo nos da. Por eso es importante escuchar las “itis” y apoyar a tu organismo. Todos los datos te sirven. Esa información sirve para mejorar cómo está funcionando tu cuerpo.


¿Cómo apoyamos los procesos de desinflamación?

Lo más importante es retirar las substancias que están provocando la inflamación. Lo primero es disminuir la exposición a cualquier substancia proinflamatoria; todas las toxinas. La que puedas disminuir vale la pena. Después hay que apoyar la fisiología para ayudar a esos procesos de regeneración y sanación.

Una de las herramientas que utilizamos en Keat y en beboon para apoyar a tu cuerpo son los tune ups. Nuestro tune up Inflamm Support es un programa corto en el que durante una semana apoyamos y le damos mantenimiento a los sistemas de inflamación y desinflamación de tu cuerpo, para que pueda regenerarse y sanar. Acércate a nosotros para saber más.


¿Por qué matar la sabiduría del cuerpo con un desinflamatorio?  Mejor lo apoyamos.

Aprovechemos esa maravillosa inteligencia que hemos adquirido a lo largo de millones de años. El cuerpo sabe mejor que todos nosotros juntos. Vamos a apoyarlo y dejemos que haga su magia.


Entradas relacionadas:

La inflamación siempre es una señal y no el problema de raíz
http://www.patriciarestrepo.co/?p=495
¿Qué puedo hacer para controlar la inflamación?
http://www.patriciarestrepo.co/?p=620

¡Comunícate con nosotros!

Miami: 305-868-6850
México: (55) 5281-7040
questions@patriciarestrepo.co 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *