Go to Top

¿PROBLEMAS CON LAS HORMONAS? ¡YO NO!

Yo antes no pensaba en las hormonas, pero hoy en día que estoy más cerca de los 50 que de los 40; sí pienso en las hormonas, aunque no de una manera negativa. Sé que debo optimizarlas, tengo mucho más conocimiento y conciencia de lo que tenía hace 10 años.

 

 ¿Por qué optimizarlas? 

Primero, quiero que mi proceso de envejecimiento sea armónico. No me gustaría verme en unos años con falta de energía aleatoriamente, con falta de sueño, con falta de concentración. Me gustaría envejecer teniendo el control de mi cuerpo y de cómo me siento todos los días y eso depende muchísimo de cómo maneje mi cuerpo desde ahora.

Las hormonas son las encargadas de manejar mi cuerpo, son quienes dan las instrucciones: si mi cuerpo se envejece más, si engordo, si gasto más músculo, si me da más hambre, si no me da sueño (o si me da sueño de más), si tengo energía o no, es gracias a mis hormonas.

Una de las prioridades para mí hoy día es mi calidad de vida. Puedo decir que gracias a lo que he aprendido, gracias a mis maestros, gracias a todo lo que he hecho todos los días, hoy me siento espectacular; no siento ninguna limitación por mi edad en este momento y quiero seguir sintiéndome así el mayor tiempo que pueda. Para eso, es indispensable que me enfoque en las hormonas.

 

 ¡Es importante medir! 

Todos los años me mido las hormonas y me mido los precursores hormonales. Es importante porque las hormonas son los eje de comunicación de todo mi cuerpo. Por poner un ejemplo sencillo: las hormonas son como una sinfónica y todos los que están tocando en la orquesta son las hormonas; basta con que uno de ellos desafine para que el resultado tenga impacto en cómo se escucha lo demás. Lo mismo pasa con las hormonas: si no están sincronizadas, basta con algunas para que todas las demás se recalibren; el problema es que el cuerpo se ajusta a lo que hay, y puede que se calibren de forma no óptima.

A mi edad es indispensable ponerle más atención a las hormonas. Actualmente vemos más menopausias precoces, cánceres hormonales, obesidad, diabetes, problemas de tiroides, etc. Para evitarlo, hay que tomar acción, manejar el cuerpo de la mejor manera y no esperar a que haya un problema.

Te invito a leer la próxima entrada a mi blog para conocer más acerca de los padecimientos generales derivados del mal manejo de las hormonas y lo que no debes hacer si quieres optimizarlas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *