Go to Top

¿LA HIGIENE DEL SUEÑO ESTÁ RELACIONADA CON LA GORDURA, FALTA DE DEFENSAS Y MUCHO MÁS?

Ya hemos hablado acerca de los efectos que tiene dormir mal: aceleran procesos inflamatorios, mal humor, cansancio y demás. Sin embargo, a veces no nos ponemos a pensar en las razones por las cuales no estamos durmiendo bien.

Una de las razones más comunes por la que la gente duerme mal tiene su raíz emocional, sobre todo por estrés. Pero, ¿qué sucede cuando el cuerpo está estresado? Definitivamente, la mente no se relaja y se activa el eje Hipotalámico, pituitario, adrenal. Hablemos un poco de esto:

Dicho eje evolucionó para protegernos. Imagínate: antes, durmiendo en la intemperie, la gente estaba preocupada por que pudiera llegar un tigre o cualquier animal que arriesgara su vida —desde luego, estaban en alerta y el eje era el responsable—. Es algo evolutivo: cuando tenemos un miedo, un susto o una preocupación estamos alerta.

En nuestros días no hay tigres persiguiéndonos, pero sí tenemos un mensaje, una llamada, noticias de trabajo, noticias de una relación, las familiares, que no amenazan nuestra supervivencia pero que sí nos mantienen alerta.

Y también está el estrés derivado de diversos sucesos. Hace unos meses la gente me decía que, a raíz del temblor de septiembre, cualquier alerta parecida a la alerta sísmica los hacía despertar de inmediato, y es justo eso: el eje hipotalámico, pituitario, adrenal está activo.

Es importante dormir bien; pero claro, con todo lo que hemos dicho probablemente te estés preguntando “cómo voy a dormir bien con tantas cosas que suceden en el día”. Y bien, como humanidad hemos desarrollado innumerables herramientas y técnicas que pueden ser útiles, como la meditación y el ejercicio, pero quiero invitarte a que promuevas en tu vida una buena higiene del sueño.

  1. Evita la luz azul.

La luz azul en las noches es algo de la modernidad, nunca antes del siglo pasado estuvimos tan expuestos a ella. ¿Qué es la luz azul? Toda la luz que, una vez que haya oscurecido el cielo, emana de los dispositivos que hemos creado: televisión, computadoras, celulares, tabletas, etc. ¿Cuándo has visto que el sol salga en su máximo resplandor a las 12 de la noche? Nunca —en la mayor parte de las partes donde hemos evolucionado­­—. Lo mejor es que, al oscurecer, evites luces artificiales.

  1. Guíate por la luz.

Hay personas que se duermen a las 4 de la mañana y se despiertan a las 12 del día; sin embargo, incluso con ese ritmo desproporcionado, por comodidad bajan las persianas o cortinas para evitar la luz. Eso también influye en el mal dormir. Lo mejor es que duermas cuando no hay luz y despiertes cuando comience a salir el sol. Por ejemplo, puedes irte a la cama a las 22:30 y levantarte a las 7:00 horas.

  1. No abuses de la comida.

La mayoría de las personas, cuando cena demasiado, pesado o diferente a lo acostumbrado, probablemente no descansa igual. Te recomiendo cenar ligero y siempre hacerlo sólo si tienes hambre, así el cuerpo se puede dedicar a lo que debe en el sueño: a repararse y descansar.

  1. Saca de tu habitación todos los aparatos eléctricos.

Ideal que tu recámara esté iluminada por luces tenues y que no haya ni computadora ni televisión adentro. Pero algo todavía mucho más importante: el router de internet debe estar lo más lejos de tu habitación, pues los estudios están descubriendo los efectos negativos que estamos teniendo por la contaminación electromagnética y radiofrecuencia de este tipo de dispositivos.

Lleva a cabo estas pequeñas acciones y verás la diferencia. Una vez que lo practiques, escríbeme cómo te has sentido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *