Go to Top

¡NO ESTOY DE ACUERDO CON LA CONTROVERSIA DEL ACEITE DE COCO!


He recibido comentarios a partir de la declaración de la American Healthy Heart Association, que nos dice que las grasas saturadas, incluyendo el aceite de coco, deberían ser evitadas y en su lugar deberíamos consumir aceite de canola, aceite de soya y aceite de maíz. Al respecto, debo decir que no estoy de acuerdo de ninguna manera y les explicaré mi postura.

1. El reporte es para analizar temas de importancia especial y realmente no es un reporte nuevo. Si observamos la historia, ellos se pronuncian para evitar las grasas desde 1961, específicamente las grasas saturadas.

2. Hay mucha documentación acerca de cómo las grasas saturadas no están asociadas con enfermedades cardiovasculares. Hay alrededor de 20 análisis recopilados que se han hecho en los últimos cinco años y que no han encontrado una relación entre las grasas saturadas y dichas enfermedades. Los mismos científicos expresan que no podemos llegar a la conclusión de que las grasas saturadas promueven enfermedades cardiovasculares.

3. Cuando se decide elegir un solo análisis y publicitar los resultados de dicho estudio puede ser muy efectivo, como lo hizo Ancel Keys, que nos decía que las grasas saturadas promueven enfermedades cardiovasculares. Él eligió siete países que mostraron problemas de los 22 que se analizaron; esto se conoció como el gran fraude médico del siglo pasado.


¿El colesterol alto es un riesgo?

Según la American Healthy Heart Association, no podemos consumir aceite de coco porque eleva el LDL —colesterol unido a proteínas que forma lipoproteínas de baja densidad—. Al respecto, los invito a que revisen más que eso: existe un estudio con una muestra de más de 12 mil personas donde se encontró que  el colesterol bajo, ¡y no el alto!, es el que aumenta el riesgo de problemas degenerativos y muerte. 

Más allá del colesterol, a lo que los invito es a analizar los índices de inflamación en su cuerpo, que es realmente la causa de problemas cardiovasculares hoy en día. Científicamente se sabe que el colesterol en sí no es un problema sino la consecuencia: el hígado comienza a generar más colesterol para reparar los daños que hay en el cuerpo. No debemos centrarnos en el problema sino en la raíz que causa el problema para que, al comprender lo que sucede, podamos sanar nuestro cuerpo.


¿Grasas “vegetales”?

Algo que llama mucho mi atención acerca de las recomendaciones que hace la American Healthy Heart Association es que recomienda comer grasas vegetales, como la de maíz o la de soya. ¿Por qué no estoy de acuerdo? Porque más del 90% de la producción total de estos tipos de granos, soya y maíz, son genéticamente modificados y están contaminados con los fertilizantes que utilizan en los cultivos, que hoy en día, sabemos, causan estragos terribles en nuestra salud, muchos de ellos irreversibles.

Y aún más, estos aceites no son aceites “naturales”. Una pregunta que me hago es cómo son producidos estos aceites, cómo le sacan grasa a un maíz o un frijol de soya. ¡Exacto!, como seguramente estás pensando, no sale en sí aceite, sino que tienen que ser altamente procesados con temperaturas y varios procesos químicos y solventes tóxicos. Estos aceites no estuvieron presentes en nuestra historia evolutiva, ya que no existían. Me sorprende que una asociación de salud los recomiende.

Otro más: el año pasado se publicó en el British Medical Journal un estudio que mostró que la gente que dejaba las grasas saturadas, como el aceite de coco, y consumía grasas poliinsaturadas, como el de maíz o soya, desarrollaba enfermedades cardiovasculares y se observaba la muerte por distintas causas.


¿Cuál es la fuente?

Es importante que analicemos la fuente. En el pasado, la American Healthy Heart Association recomendó disminuir las grasas y elevar el consumo de azúcar; cambiar la mantequilla por margarina —que es una grasa sintética, peligrosa para nuestro cuerpo—. ¿Te hace sentido? A mí no. No podría confiar en alguien que me dice que consuma azúcar cuando sé que es uno de los máximos precursores de inflamación en mi cuerpo. Asimismo, se ha demostrado que es mucho mejor consumir leche entera orgánica que leche descremada, deslactosada y/o light.


Las grasas saturadas, ¿son buenas o son malas?

Si observamos nuestro cuerpo encontraremos que el 50% de nuestras membranas celulares están hechas de grasas saturadas, que es un componente clave para que estemos sanos, fuertes, con energía, bien formados, tener un sano sistema autoinmunológico, indispensable para proteger el hígado y el cerebro.

Por todo lo anterior, no estoy de acuerdo con dejar las grasas saturadas. Asimismo, también sé que, aunque compartimos muchos procesos como seres humanos, también hay diferencias entre nosotros y en algunas ocasiones necesitamos diferentes cantidades de grasas. Lo que sí es para todos es la calidad de la comida; debe ser de calidad toda la materia prima que le damos a nuestro cuerpo.

Les recomiendo que revisen las fuentes, analicen los procesos de su cuerpo y consuman productos sin modificar. A continuación, les dejo algunas fuentes que pueden consultar para que tomen sus decisiones. Da clic en el título que te interese.


Dietary Fats and Cardiovascular Disease: A Presidential Advisory From the American Heart Association

Dietary Fat and Its Relation to Heart Attacks and Strokes

Beneficial effects of virgin coconut oil on lipid parameters and in vitro LDL oxidation 

Effects of dietary coconut oil on the biochemical and anthropometric profiles of women presenting abdominal obesity

 An open-label pilot study to assess the efficacy and safety of virgin coconut oil in reducing visceral adiposity

Effects of dietary coconut oil on the biochemical and anthropometric profiles of women presenting abdominal obesity

Anti-inflammatory, analgesic, and antipyretic activities of virgin coconut oil

Antimicrobial effects of virgin coconut oil and its medium-chain fatty acids on Clostridium difficile

The role of dietary coconut for the prevention and treatment of Alzheimer’s disease: potential mechanisms of action

Cholesterol, coconuts, and diet on Polynesian atolls: a natural experiment: the Pukapuka and Tokelau island studies.

Apparent absence of stroke and ischaemic heart disease in a traditional Melanesian island: a clinical study in Kitava

 10 Reasons to Avoid GMOs

2017 Alzheimer’s disease facts and figures

Ginkgo biloba extract alleviates oxidative stress and some neurotransmitters changes induced by aluminum chloride in rats

Gingko Biloba Protects Against Cognitive Effects of Heavy Metals


Entradas relacionadas:

¿Es mejor comer bajo en grasas?
http://www.patriciarestrepo.co/?p=922
Grasas: mitos y realidades
http://www.patriciarestrepo.co/?p=124
¿Le tienes miedo a las grasas?
http://www.patriciarestrepo.com/?p=463
¿Debo incluir grasas todos los días?
http://www.patriciarestrepo.com/?p=644
¿Grasas para los niños?
http://www.patriciarestrepo.com/?p=665

¡Comunícate con nosotros!

Miami: 305-868-6850
México: (55) 5281-7040
questions@patriciarestrepo.co 

3 Responses to "¡NO ESTOY DE ACUERDO CON LA CONTROVERSIA DEL ACEITE DE COCO!"

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *