Go to Top

La inflamación siempre es una señal y no el problema de raíz

✦ “Siempre que como me inflamo y debo tomar algún medicamento.”

✦ “En mi alacena no pueden faltar las Aspirinas.”

¿Te has preguntado alguna vez qué es la inflamación? ¿Te has preguntado por qué, si tomas medicamentos continuamente, vuelven las inflamaciones, y con ello el dolor? ¿Sabías que la inflamación es de las mejores cosas que pueden sucedernos?

Siempre me pregunto, por ejemplo, ¿por qué la gente toma tantos medicamentos, incluso llegando a cargar en su bolsa frascos de medicinas para dolores, antiinflamatorios, antiácidos, etc.? No tiene mucho sentido. Y después pienso: si fueran efectivos, si fueran directo a la raíz, definitivamente no tendrían que cargarlos puesto que no los necesitarían nunca más.

En términos simples, lo que hace tu cuerpo para mantenerte vivo y ayudar a combatir lo que está haciéndote de daño es promover rápidamente la inflamación, que es un mecanismo de sobrevivencia. Sin la inflamación, prácticamente no tendríamos señales que nos pudieran indicar que algo está mal y no podríamos combatir lo que nos está haciendo daño.

Siempre que tenemos inflamación, el cuerpo está combatiendo algo. ¡Siempre! Piensa muy bien si quieres eliminar la inflamación de momento o quieres apoyarla en el proceso para que tu cuerpo combata lo que te hace daño.

Te pondré un ejemplo: si tengo una piedrita en el zapato, me empieza a doler porque está inflamado; entonces me tomo un antiinflamatorio y me deja de doler unas horas. En un día o dos, me duele más, así que me tomo un analgésico y un antiinflamatorio. ¿Resultó? Sí, de momento, pero el dolor y la inflamación volverán. Sin embargo, lo correcto sería quitarme la piedrita, no la inflamación, puesto que al quitarme el zapato y limpiarlo, mi cuerpo ya no dolerá ni se inflamará, ¿me explico? A esto quiero llegar: la inflamación nunca es la raíz, pero sí es un grito de nuestro cuerpo diciéndonos qué hacer y que casi siempre ignoramos.

La inflamación es tu ejército en acción y es importantísimo tenerlo bien entrenado y en buenas condiciones para cuando vaya a la guerra. La próxima vez que quieras tomarte un antiinflamatorio, piénsalo dos veces.

Recuerda: escuchar a tu cuerpo es conocerte, y conocerte es llevar una óptima calidad de vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *