Go to Top

Los embutidos: ¿son ideales para mi alimentación diaria?

Todos pensamos que comer jamón de pavo, salmón ahumado y demás alimentos que se han puesto de moda es saludable, sobre todo aquellos que dicen contener 0% grasas. Las empresas se enfocan en vender sus productos, pero nosotros debemos enfocarnos en comprarles únicamente lo que nos hace bien.

¿Has pensado lo que se necesita para preservar una carne fría o embutido para llegar a ser vendido en un supermercado? Uno de los químicos adicionados son los nitratos, que, entre otras cosas, dan color a los jamones. Piénsalo: ¿todos los animales son iguales? ¡No! Entonces, ¿por qué todos los jamones, incluso de la misma marca, son del mismo color?

Los nitratos los encontramos en los alimentos de forma natural. Los sintéticos, que son el verdadero problema, son adicionados a los embutidos para mantenerlos frescos, pues actúan de tal forma que retrasan el crecimiento de las bacterias. Actualmente, la ciencia ha descubierto que esos nitratos dañan células en el cuerpo y se han asociado con la generación de cáncer.

Cuando le digo a uno de mis pacientes que debe incluir en su dieta jamón serrano, generalmente su cara es de sorpresa y me dicen que han escuchado que es malo. Vaya, sí tiene más calorías, pero a tu cuerpo le sirve más algo natural, algo sano y sin nitratos, que todos aquellos alimentos con tanto químico. Además, las grasas, como ya hemos visto, son necesarias para el óptimo desempeño de nuestras células.

Algo que debe quedar claro es que los embutidos y carnes frías no son malas para el organismo; el tema se encuentra en todos los químicos. Es mucho mejor una carne que se añeja al aire libre o con sal que una “fresca” con inmensidad de químicos. Tampoco hablamos de dejar los embutidos, no, el secreto está en evitar en la medida de lo posible los nitratos.

A muchos les he recomendado seguir una alimentación estilo paleo, que básicamente se centra en consumir carne, pescado, frutas, verduras y raíces, entre otros, evitando en la medida de lo posible todos los productos muy procesados y los azúcares refinados.

Pero si te gusta comer de vez en cuando jamones y carnes frías, algunos que puedes consumir, que yo le doy a mis hijos porque tienen menor cantidad de químicos*, son:

  • Jamón serrano Cinco jotas
  • Chorizo Palacios
  • Jamón Joselito

¿Qué los hace diferentes? A diferencia de muchos otros en el mercado, estas marcas eliminan los nitritos y nitratos artificiales en sus procesos. Además, los animales de los que provienen viven en su hábitat natural; es decir, no están alimentados forzosamente para engordar.

Al igual que un automóvil, que no funciona si le pones jugo de naranja en lugar de gasolina, nuestro cuerpo está hecho para comer comida, no químicos. Si vas a consumir carnes frías y embutidos, elige las más naturales y disfrútalo: lo sano no tiene por qué dejar de ser sabroso.

 

*Mis recomendaciones en este blog no tienen fines publicitarios ni comerciales o de ningún otro tipo, salvo informativos.

One Response to "Los embutidos: ¿son ideales para mi alimentación diaria?"

  • María del Rocío Fuentes
    3 noviembre, 2016 - 4:18 pm Reply

    Me pareció muy interesante la información

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *