Go to Top

¿Ayunar para regenerar tu cuerpo?


¿Has notado que cuando un niño está enfermo, no quiere comer?

Quizá lo hayas observado también si tienes una mascota: cuando están enfermos, simplemente no comen. Es una respuesta natural del cuerpo.

Cuando ayunas, le das un descanso al sistema digestivo. Antes lo hacíamos naturalmente: el ayuno es una herramienta que se ha usado desde la antigüedad. Nuestros ancestros no tenían alimentos disponibles a cualquier hora del día, por lo que nuestro cuerpo evolucionó para funcionar sin necesidad de comer constantemente.


¿Has escuchado que es ideal comer cada 3 horas para mantener el metabolismo alto?

Esta idea reta toda la historia de nuestra evolución. Estamos pasando cada vez menos horas de ayuno, y ésta es una de las razones por las que han aumentado tanto los casos de enfermedades crónicas.

El ayuno se ha utilizado durante miles de años por razones espirituales, religiosas y de salud. Hoy la ciencia está comprobando que sus beneficios son muy variados:

•  Aumenta la energía

•  Mejora el funcionamiento del cerebro

•  Ayuda a perder peso

•  Reduce la inflamación

•  Promueve la longevidad

•  Disminuye los antojos de azúcar y comida

•  Incrementa el rendimiento físico

•  Ayuda a regular el balance de azúcar en la sangre

•  Mejora el balance hormonal

Hay muchos casos de personas que muestran excelentes resultados al usar el ayuno para revertir diabetes tipo 2 y para mejorar condiciones como la obesidad, cáncer, ovarios poliquísticos, hígado graso, disfunción mitocondrial, imposibilidad para bajar de peso, intestino permeable o artritis, entre otras.


¿Qué sucede en tu cuerpo cuando ayunas?

La digestión es un proceso que requiere una increíble cantidad de energía. Y nuestro cuerpo suele darle prioridad.

¿Qué pasaría si el cuerpo no le diera prioridad a la digestión? ¿Qué pasaría si la comida se echara a perder dentro de nuestro organismo?

Para evitarlo, el cuerpo se ocupa en digerir y pospone otras actividades: entre ellas, las tareas de limpiarse y regenerarse. Cuando ayunas le das un descanso digestivo en el que tu cuerpo naturalmente enciende señales de regeneración, limpieza, desintoxicación, desinflamación y balance, e incluso puede corregir las células que estén recibiendo señales equivocadas.

Esto es gracias a un proceso celular llamado autofagia: las células sanas se limpian, las enfermas se eliminan, y gracias a esto los tejidos se regeneran. Por eso el ayuno está vinculado con la longevidad y ayuda a revertir diversas enfermedades.



¿Cómo darte ese descanso digestivo sin pasar hambre ni tener que usar toda tu fuerza de voluntad?

Una forma sencilla de practicarlo es el ayuno intermitente durante la noche. Nuestro cuerpo está diseñado para ayunar durante las horas de oscuridad.

•  Lo ideal es pasar al menos 12 horas sin comer, desde la cena hasta el desayuno del día siguiente. Por ejemplo, si cenas a las 7 de la noche, desayuna después de las 7 de la mañana. Es clave que sea una cena ligera y que dejes pasar tres horas antes de ir a dormir.

•  Si es muy complicado para ti, puedes empezar con 8 o 10 horas e ir extendiéndolas poco a poco. Si bebes dos vasos de agua tibia al despertar (puedes agregar gotas de limón o algún té herbal), te ayudará a reducir el apetito.

•  Durante las horas de ayuno, no consumas ningún alimento. Puedes beber agua o té herbal, pero no le agregues leche ni azúcar.

•  Cuando consigas ayunar durante 12 horas diarias, busca alcanzar 14 o incluso 16 horas para permitir que tu cuerpo realice las tareas de limpieza y regeneración.

Si lo que quieres es ayudar a tu cuerpo a aliviar alguna condición, quizá te convenga hacer un ayuno más prolongado o con ayuda de alimentos curativos como el Bone Broth.

En mi próximo video explicaré otros tipos de ayuno y cómo utilizar esta maravillosa herramienta.


Si quieres apoyar a tu cuerpo con un programa Keat o beboon, acércate a nosotros.

Te enviaremos platillos orgánicos y deliciosos, preparados usando la combinación química necesaria para transformar tu cuerpo y ayudarte a alcanzar tus metas fortaleciendo tus procesos digestivos, hepáticos y hormonales.


Estamos para apoyarte:

Miami: 305-868-6850
México: (55) 5281-7040
questions@patriciarestrepo.co 

Entradas relacionadas:

Grasas: mitos y realidades
http://www.patriciarestrepo.co/?p=124
¿Qué tiene que ver el azúcar con el envejecimiento y la agilidad mental?
http://www.patriciarestrepo.co/?p=955
Los carbohidratos: ¿amigos o enemigos?
http://www.patriciarestrepo.co/?p=793
¿Cómo dejar de ser esclavo de las dietas?
http://www.patriciarestrepo.co/?p=999

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *