¿Necesitas café en las mañanas para comenzar el día?

25 enero, 2016 by admin0
coffee-beans-e-1024x557.jpg

Si la respuesta es sí, entonces esta es la primera señal de que el café en lugar de ayudar puede estar dañando tu organismo.

El café proviene de la naturaleza y, como todas las cosas que la naturaleza nos da, tiene un propósito. A menudo me pregunto si este grano y todos los extractos que de él provienen, especialmente el café para beber, debe ser usado de manera ocasional como medicina o como un alimento que podemos consumir en abundancia durante nuestra vida diaria.

En la antigüedad el café era tradicionalmente utilizado en pequeñas cantidades como un digestivo después de cada comida. Sin embargo, con el paso de los años, la manera de consumir este producto ha evolucionado radicalmente. Ahora el café no sólo es medicinal, sino que se ha convertido en la bebida por excelencia tanto para socializar como para adquirir energía cuando nos sentimos cansados. En muchas ocaciones consumiendo más de dos tazas grandes por día.

Conforme he ido creciendo he aprendido a apreciar no sólo el olor sino las diferentes consistencias y sabores de esta bebida. Sin embargo, siempre me he asegurado de, únicamente, consumir café por gusto y no por necesidad.  Al igual que muchos alimentos o medicinas, depender de una sustancia para tener el rendimiento deseado en cualquier actividad, está lejos del ideal de cualquier persona que se considere saludable y, es sin duda, una señal de que la sustancia que estás consumiendo está dañando tu organismo.

Existen muchas investigaciones y estudios que prueban todos los beneficios que el consumir café conllevan, al igual que muchos otros que demuestran el daño que produce consumir esta bebida en exceso.

Ahora sabemos que el usar café como laxante o estimulante produce dependencia y, eventualmente, genera una condición llamada insuficiencia adrenal; condición subclínica & clínica que ocurre cuando las glándulas adrenales dejan de producir sus hormonas a niveles óptimos o como es debido.

http://www.scielo.org.co/scielo.php?pid=S0121-07932005000300006&script=sci_arttext

Esto puede provocar problemas como la falta de energía durante el día hasta impedir que nuestras funciones cognitivas funcionen adecuadamente.

Si estás listo para deshacerte de esta dependencia te sugiero ir disminuyendo las cantidades de café que bebes gradualmente.

Si eres de esas personas que toman 6 o más tazas de café al día  la mejor manera de cambiar este hábito, sin sufrir de ansiedad, es bajar periódicamente la cantidad de café que consumes.  Comienza bajando de dos en dos el número de tazas que consumes: de 6 tazas baja a 4, después a 2, luego a 1, de ahí a 1/2 taza y así eventualmente hasta que seas capaz de no tomar café todos los días y sentirte bien.

Siempre es bueno pasar algunas temporadas sin consumir sustancias estimulantes. Así te asegurarás de no depender de ellas y te evitarás el daño hormonal que éstas pueden provocar.

Es clave que durante el proceso te mantengas bien hidratado. Te sugiero siempre empezar el día bebiendo un litro de agua y así evitarás muchos de los síntomas de abstinencia. 

Esto no sólo te liberará de un hábito innecesario, sino que recuperarás la energía natural de tu cuerpo sin necesidad de utilizar estimulantes externos.

 


Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *


Cambiando la vida de miles de personas con su método, poniendo especial énfasis en los sistemas digestivo, hepático y hormonal; los que considera los más importantes.

Designed by WakuGroup